¿Sabías qué…

..el ajo y la cebolla son buenos para el frío?

Dos componentes imprescindibles en la cocina española, ambos son bulbos pertenecientes al grupo de las Liliáceas, dentro del género Allium y ambos son recomendables para combatir las bajas temperaturas que comienzan a hacer acto de presencia y sus consecuencias.

Propiedades del ajo: Tiene un escaso valor energético (cuatro calorías por diente), es capaz de bajar la tensión, goza de propiedades desinfectantes y fluidifica la sangre, todo gracias a su aceite. El ajo produce el efecto de antibiótico natural estimulando las defensas y combatiendo numerosas bacterias patógenas, especialmente las que causan gastroenteritis, infecciones urinarias y respiratorias. También ejerce una acción desinfectante en el intestino, ya que inhibe el desarrollo de numerosas bacterias y hongos así como el crecimiento tumoral en enfermos de cáncer, debido a su capacidad para activar los fagocitos (células defensivas) y su penetración en el tejido tumoral.

Propiedades de la cebolla: La cebolla contiene buenas dosis de fibra, vitaminas B y C, y ácido fólico. Las cebollas consiguen mejorar los niveles de colesterol considerado bueno (HDL), tienen un efecto antiasmático, alivian las alergias e inhiben algunas de las actividades que intervienen en el proceso cancerígeno. Los compuestos azufrados que forman el aceite esencial de la cebolla ejercen una destacada acción antibiótica contra las bacterias gram-positivas. También es muy efectivo en el tratamiento de infecciones respiratorias, desde sinusitis hasta bronquitis.