Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

La Reflexología Podal se ha convertido en una de las mejores terapias naturales para mejorar el bienestar mental, físico y emocional y para reducir el estrés.

Es muy importante dedicarse un rato a uno mismo para dejarse mimar, relajarse y desconectar y qué mejor que hacerlo mientras se recibe una estupenda sesión de reflexología.

Hoy en día, no se le presta a los pies la atención adecuada, pese a que en ellos existe un gran número de terminaciones nerviosas. Son ellos los primeros en hacernos entrar en contacto con la realidad, día a día, tanto al levantarnos como al acostarnos.

Es en los pies donde se representa todo el cuerpo y sus órganos de una forma esquemática. A través de esta técnica milenaria, encontramos reflejados en los pies los sistemas circulatorio, linfático, óseo o el tejido blando, por ejemplo.

La Reflexoterapia se realiza mediante digitopresiones en zonas reflejas de los pies, ya que éstos son un mapa holográfico de todo el cuerpo humano. Las presiones que el terapeuta ejerce en el pie, activan impulsos nerviosos que envían señales a la corteza cerebral, y desde ahí, esta emite las órdenes adecuadas a través del sistema nervioso periférico para que los órganos respondan a ese estímulo nervioso.

Los pies representan las raíces de un árbol y permiten a la persona sentirse enraizada, estable y bien conectada con la energía cósmica. Permiten caminar hacia nuevas experiencias vitales y dejar atrás las que ya terminaron.

La reflexología va más allá de dar un simple masaje en los pies que movilice a la persona a nivel fisiológico. También hay que tomar conciencia de cómo siente y actúa en su día a día el paciente. ¿Es feliz?, ¿se comporta como quien es realmente?, ¿qué frustraciones tiene?, ¿está conectado con su Ser Interior o vive completamente fuera de sí mismo?, ¿sus pensamientos son saludables y le proporcionan felicidad?, ¿cuáles son sus hábitos de alimentación y cuidado?

Cada una de estas preguntas nos están dando pistas de las cuatro dimensiones que forman a un ser humano: física, mental, energética y espiritual. Y también, del tipo de tratamiento que se realizará con esa persona, el cual estará adaptado a sus características y será personalizado.

Algunos beneficios de la Reflexología Podal

Los estupendos resultados que ofrece la reflexología podal y la falta de efectos secundarios han dado lugar a que, en la actualidad, se aplique con cada vez más frecuencia por parte de los profesionales de la salud.

En torno a los beneficios, destacan los efectos relajantes. Reduce el estrés, puesto que se incide en el sistema nervioso. Igualmente, mejora la circulación al eliminar toxinas y ayudar al cuerpo a depurarse.

Lo más destacable es que, por medio del calor de las manos, así como de sus armónicos y suaves movimientos, se consigue una sensación de bienestar general en todo el organismo.

También se reduce la presión arterial alta, uno de los mayores problemas de salud de nuestro tiempo, que viene a unirse al sedentarismo, el estrés o las dietas poco saludables.

Otro beneficio es que reduce algunos síntomas muy comunes en las mujeres embarazadas. Hay que tener en cuenta que, durante el embarazo, es muy normal tener los pies hinchados y retener líquidos. Con un tratamiento de reflexología podal podemos evitar estos problemas, así como la “temida” ciática, provocada por el aumento del tamaño y el peso del feto.

Un tratamiento global que te enamora

Cada vez son más las personas que recurren a terapias naturales a recuperar su estado de salud y en busca de ese apoyo emocional y terapéutico tan importante. Ser reflexoterapeuta es un estilo de vida, que una vez descubierto, te enamora y apasiona dejando de ser un trabajo, para ser una misión.

Desde muy joven tuve claro que ayudar a los demás, daba sentido a mi vida. Y eso es lo que llevo haciendo buena parte de ella. Durante un montón de años he podido tratar a muchas personas, y el elemento común a todas ellas es que las observo en su globalidad, como un Todo en el que cada una de las partes encaja a la perfección.

Estamos constituidos por una naturaleza admirable y es fascinante observar cómo la enfermedad y los síntomas, son solo intentos del cuerpo y de su sabiduría natural para sanar, para regresar al equilibrio y a la plenitud.

Tengo la certeza de que para conseguir unos buenos resultados en los tratamientos de reflexoterapia hay que realizar un tratamiento holístico. La palabra holístico proviene del griego “Holos”, su raíz, significa “todo”, “integridad”, “globalidad”.

Si olvidamos hacerlo, estaremos viendo solamente el árbol y olvidando el bosque que lo rodea y del que forma parte. Y eso hará que la comprensión del problema sea limitada.

Cualquier terapia de calidad debe proporcionar una comprensión holística de la salud de la persona que va a ser tratada. Para mí, una premisa fundamental en la que baso mis tratamientos es la siguiente: “El todo es más que la suma de las partes”

Isabel Pérez Broncano
Creadora del Método Ranvvai de Reflexología Podal Integral
Reflexóloga – Autora del libro Reflexología Integral

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail